Calefacción por Suelo Radiante: ¿Qué es?, Costes y Ventajas; ¿Pies fríos en invierno? Es natural que lo sientas, y tal vez la solución por ahora sea quedarte frente a la chimenea o un calentador portátil, con los calcetines calientes puestos. Sin embargo, hay formas de evitar estas molestias cuando se está en casa. ¿Ha oído hablar de la calefacción por suelo radiante?.

Averigüemos qué es, cómo funciona y, además, disipemos algunos mitos relacionados con el tema.

Calefacción por Suelo Radiante: ¿Qué es?, Costes y Ventajas

4,8 / 5

Calefacción por suelo radiante: una idea muy arraigada y muy eficiente

Cada vez hay más ventiladores, es cierto, y la razón no es difícil de explicar: son sistemas de calefacción extremadamente cómodos, eficaces y económicos.

Si aún no conoce la calefacción por suelo radiante, el famoso «piso caliente», no es el único. Aunque está ganando la atención en diferentes paises, no todo el mundo la conoce todavía.

¿Sabía que, a pesar de ser visto como un sistema supermoderno, el suelo radiante no es nada nuevo, y su «idea básica» se remonta a la época romana? Sí, así es. Se inspira en la época en que se utilizaba el agua y los vapores calientes procedentes de los hornos, que circulaban por debajo del suelo y también por el interior de las paredes.

En el pasado eran sistemas demasiado frágiles, llenos de peligros y bastante complejos porque a menudo suponían riesgos de incendio, pero desde mediados de los años 70 se consideraban una excelente idea de calefacción para nuestros hogares. Desde entonces, ha evolucionado notablemente y hoy en día se considera uno de los sistemas de calefacción capaces de funcionar con mayor eficacia.

Instalación calefacción por suelo radiante

Calefacción por suelo radiante: ¿qué es?

Invierno de pies calientes y cabeza fría: un dicho popular que dice mucho de la calefacción por suelo radiante. Esto se debe a que con este sistema, el calentamiento del cuerpo se produce de abajo hacia arriba, tal y como su nombre indica. La idea de tener la temperatura del aire más cálida a la altura de los pies se considera sinónimo de confort térmico y, por tanto, de tranquilidad y relajación.

El sistema de calefacción por suelo radiante no es más que la instalación de un mecanismo instalado bajo el suelo, capaz de transmitir el calor a las habitaciones superiores.

Puede instalarse durante la construcción de la vivienda o con posterioridad, aunque lo correcto es decir que su instalación es más sencilla durante el periodo en que se realizan las obras.

Por lo general, este sistema de calefacción -que es una tendencia en las nuevas construcciones-, implica que se instalen dispositivos conductores del calor bajo el suelo. Estos dispositivos varían según el tipo de calefacción elegido, y pueden ser eléctricos o hidráulicos, según la fase de construcción del espacio. Esto se debe a que si se instala una vez terminada la construcción, sus posibilidades son más limitadas.

Además de las tuberías elegidas o de los cables que se alojan bajo el suelo, el sistema de calefacción por suelo radiante requiere otro dispositivo más: el que suministra electricidad -o agua caliente-, según el tipo elegido.

Cabe señalar aquí que la elección del tipo de suelo debe tener en cuenta la capacidad de carga de este tipo de calefacción. Es decir, la elección ideal debe hacerse en base a este criterio.

Hoy en día, existe una gran variedad de suelos susceptibles de ser utilizados con este sistema de calefacción, y la buena noticia es que la enorme oferta no pone demasiados obstáculos al aspecto estético que se quiere conseguir, aunque a menudo las opciones pueden recaer en inversiones que pueden suponer algunos obstáculos en cuanto al presupuesto para instalar la calefacción por suelo radiante.

¿Cómo funciona la calefacción por suelo radiante?

¿Cómo funciona el suelo radiante en nuestros hogares? Te lo explicamos.

El funcionamiento es bastante sencillo. Bajo el suelo se instala una red de tubos reticulados de polietileno -o polibutileno- que se cubre con mortero autonivelante. Por estas tuberías circula el agua caliente. Entre 30ºC y 45ºC.

Hay que tener en cuenta que un sistema tradicional de calefacción por radiadores implica una temperatura de unos 70ºC.

¿Por qué el suelo radiante es un sistema eficiente?

En definitiva, para que el consumidor no tenga dudas, el sistema de calefacción radiante es realmente eficiente en cuanto a su capacidad de calentar ambientes y, al mismo tiempo, utilizar menos recursos energéticos.

  • En definitiva, entienda que es una opción válida que debe tener en cuenta, tanto desde el punto de vista del ahorro energético como del confort térmico.
  • En realidad, la calefacción por suelo radiante utiliza una temperatura de impulsión del agua muy baja (entre 30º y 45º, como decíamos más arriba).
  • Al tratarse de un sistema de calefacción impulsado por una baja temperatura, es posible conseguir un gran ahorro en la factura.
  • Si elegimos una bomba de calor, podemos utilizar la calefacción por suelo radiante en los meses de verano. Sí, así es: será posible enfriar la casa con este sistema.
  • Se trata de un sistema de calefacción mucho más respetuoso con el medio ambiente que las opciones convencionales, debido a su bajo consumo. Una de las formas de hacer de la calefacción por suelo radiante un sistema de calefacción aún más sostenible es utilizar energía renovable. Es decir, alimentar la calefacción con energía generada por el sol o el viento.

La calefacción por suelo radiante puede garantizar mucho confort a sus consumidores. ¿Cómo? Elimina problemas como las corrientes de aire, la sequedad del ambiente y la estratificación.

Cómo aprovechar al máximo la eficiencia energética del suelo radiante

Aquí hay dos consejos esenciales que debes tener en cuenta y poner en práctica a la hora de calentar tu casa con un sistema de calefacción por suelo radiante.

  1. Eficiencia de la combinación. El sistema de calefacción por suelo radiante es especialmente eficaz cuando su uso se combina con un medio igualmente eficaz para calentar el agua. Algunos ejemplos son: las calderas de baja temperatura o de condensación, la energía solar térmica y las bombas de calor aerotérmicas, y la geotermia.
  2. Consigue la temperatura adecuada. Cuando utilizamos temperaturas del agua similares a la temperatura ambiente, conseguimos tener menos pérdidas de calor. Así, el sistema de calefacción por suelo radiante acaba siendo más eficiente.

¿Cuánto cuesta instalar un sistema de calefacción por suelo radiante?

Podemos decir que el precio medio de la instalación de un sistema de calefacción por suelo radiante es de aproximadamente setenta y cinco euros por metro cuadrado. Esta cifra incluye los costes de todos los componentes de su instalación.

5 ventajas de la calefacción por suelo radiante

1. eficiencia y ahorro

Ya lo hemos dicho y ahora lo repetiremos: este sistema es eficiente y permite ahorrar.

Si hablamos sólo del suelo radiante que funciona con agua, es decir, el sistema hidráulico, basta con que el agua pueda circular a una temperatura de 30º o más, para que los radiadores puedan tener el agua a unos 65º. Increíble, ¿verdad? Y como este sistema no utiliza electricidad, el ahorro es aún mayor para el bolsillo.

¿Y los sistemas que utilizan la electricidad? Todo ello supone un ahorro de al menos el 50% en la factura de la luz. ¿Y cómo puede ahorrar aún más? Ya lo sabes: optando por tarifas eléctricas reducidas.

2. La calefacción por suelo radiante calienta rápidamente las habitaciones

Como la red de tuberías que alimenta el sistema de calefacción por suelo radiante está instalada en toda la habitación, naturalmente, su capacidad para calentar las habitaciones es mucho más uniforme. No es el caso de los radiadores, por ejemplo, que suministran aire caliente en un punto: los puntos más alejados de los radiadores estarán más fríos.

3. Calefacción por suelo radiante, espacio más libre

Pensemos ahora en los radiadores: estos aparatos se instalan en las paredes y ocupan un espacio de unos 15 centímetros de profundidad, con al menos un metro de ancho -dependiendo del número de módulos-. La calefacción por suelo radiante, ahí la tienes, la pisamos. Ni siquiera te das cuenta del espacio que ocupa.

4. Funciona a través de todo tipo de revestimiento de suelo

La calefacción por suelo radiante puede instalarse en combinación con diversos revestimientos de suelo: hormigón, madera, suelo flotante, vinilo, piedra, baldosas y moqueta.

5. Es cómodo y super seguro

La calefacción por suelo radiante no necesita mantenimiento y suele tener un largo periodo de garantía.

Su mantenimiento recaerá principalmente en la máquina que funciona para calentar el agua y hacer circular el calor, que incluye la caldera (de madera, gas, pellets o energía solar).

En cuanto a la seguridad en el hogar, imagina tener un sistema de calefacción en el que no haya bordes en los que puedas hacerte daño, como ocurre con los radiadores. Limpiar, pintar las paredes… todo es más sencillo con un sistema de calefacción por suelo radiante.

Vídeo: ¿Cómo Instalar Calefacción por Suelo Radiante?

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en el mundo energético, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesan las energías renovables, que cada vez tienen más importancia en la sociedad actual, estudiar un curso o Máster especializado online es lo más indicado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

¿Dónde Estudiar Energías Renovables Online?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Calefacción por Suelo Radiante: ¿Qué es?, Costes y Ventajas», te animamos a estudiar energías renovables online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Sostenibilidad » Calefacción por Suelo Radiante: ¿Qué es?, Costes y Ventajas